PRENSA

PLAY-DOC REÚNE NUEVO Y RECONOCIDO TALENTO EN SU SECCIÓN OFICIAL

VOLVER
Cinco filmes provenientes de todo el mundo competirán por el premio que otorga un jurado internacional, compuesto por reputados críticos y programadores
Tui, 22 de febrero de 2013. Play-Doc Festival Internacional de Documentales de Tui vuelve a reunir, para su novena edición, una selección de películas que toman el pulso a las últimas tendencias del documental de autor más independiente e innovador. Un cine, como gusta mostrar al certamen, alejado de las convenciones y difícil de encontrar; una nueva oportunidad para su diverso público de descubrir algunas de las joyas cinematográficas de la temporada.

La selección de 2013 consta de cinco títulos, llegados de países tan dispares como China, Bulgaria o los EE.UU.. Entre los veteranos, Wang Bing, figura central del nuevo documental chino, que revolucionara el género con West of the Tracks (2003). Este monumental tríptico, de casi diez horas, retrataba las condiciones de vida de los obreros de una fábrica de carbón en el proceso de desmantelarse. Concebida con una mirada honesta, directa; la cinta fusionaba de modo personal las grandes vertientes del documental moderno, actualizándolas con una particular estética de la imagen digital, que impresionó a todos los cinéfilos del mundo. Su película Tres hermanas – Solas (2012), incluida en la selección de este año de Play-Doc, incide en este método, retratando esta vez el día a día de tres niñas en una aldea apartada de la provincia de Yunnan. La relación íntima que el cineasta desarrolla con el entorno y sus protagonistas compone un fresco, por extensión, del rural chino hoy en día. Las películas de Bing son una ventana a la sociedad del país asiático; con todas sus grandezas, penurias y contradicciones.

Esta visión se une a la de nuevos talentos, como el de Ilian Metev en Sofia's Last Ambulance (2012). Galardonado como mejor documental en el prestigioso festival de Karlovy Vary, fue recibido con entusiasmo por crítica y público en su presentación internacional en Cannes. La película sigue a la única ambulancia de Sofía con unidad de reanimación una noche cualquiera. Honesta y muy irónica, dibuja con un refinado humor negro el panorama funesto del sistema sanitario búlgaro; una historia que no nos es ajena en otros países europeos.

Y, de la sanidad, a los servicios sociales. The Patron Saints (Brian M. Cassidy, Melanie Shatzky, 2011) confía toda su fuerza narrativa a las personas que retrata. Los protagonistas son pacientes de una residencia para ancianos y discapacitados. La mayor virtud del documental radica en el modo tan íntimo y delicado en el que presenta un tema tabú por excelencia: la aceptación de la muerte. Con poco recorrido por festivales, The Patron Saints es una apuesta y una reivindicación del equipo de programación de Play-Doc hacia estos jóvenes cineastas, que ya han visto reconocido su talento en la ficción con Francine (2012). Protagonizada por la oscarizada Melissa Leo, el filme ha sido muy bien recibido en el festival de Berlín.

Le libraire de Belfast (Alessandra Celesia, 2011) es otra película notable, con una mirada única. Concebida más como un poema, que como un mapa de la ciudad irlandesa, sus hipnóticas imágenes están ligadas directamente a sus singulares personajes. Por “su ternura, amor y capacidad para sorprender”; el jurado del prestigioso Festival dei Popoli en Florencia, decidió otorgarle el premio a mejor película en su última edición.

Por último, la seleccionada gallega de este año es Arraianos (Eloy Enciso, 2012). Su intensa presencia, en pocos meses, en foros como Locarno, Sevilla, la Viennale o el Museum of the Moving Image de Nueva York; certifica la decisión de Play-Doc de incluirla a competición internacional. Recuérdese que en las dos anteriores ediciones, un jurado internacional decidió otorgar el premio a Todos vós sodes capitáns (2010) y Vikingland (2011), de los gallegos Oliver Laxe y Xurxo Chirro, respectivamente. Arraianos constata, por tercer año consecutivo, la buena salud del cine gallego independiente. Apostando por la experimentación formal, la cinta pone los diálogos de la obra O bosque, del escritor Marinhas del Valle, en los labios de actrices no profesionales; combinando esta puesta en escena con un registro documental de una comunidad rural, en la frontera entre Galicia y Portugal, que se niega a desaparecer. Un retrato complejo y sorprendente de la ralla, ideal para programar en una localidad fronteriza como Tui.

Un jurado internacional decidirá quién se lleva el galardón. Este año está compuesto por Luis Miguel Oliveira, responsable del Departamento de Divulgación y Exposición Permanente de la Cinemateca Portuguesa; Nick Bradshaw, editor de la web de la prestigiosa revista británica Sight&Sound; y Hans Hurch, director de la Viennale, uno de los festivales con más renombre de Europa.